Influencia del sol en los ecosistemas



Ecosistemas:


Se denomina ecosistema a todas las interacciones que se establecen entre los seres vivos y entre éstos y el ambiente en que se encuentran. Los ecosistemas son sistemas complejos, por lo que cualquier alteración que ocurra en cualquiera de sus componentes traerá consecuencias a todos los demás. Todos los ecosistemas necesitan una fuente de energía, representada por el sol, que se distribuye por los distintos componentes del ecosistema.


Cada ecosistema se encuentra en un lugar diferente de nuestro planeta. Cada uno de estos lugares tiene sus propias características de acuerdo a sus necesidades, y las distintas especies que mejor se adecuen a estas características es el que se queda. En estas características influye el sol. El sol es un factor abiótico (sin vida). Algunas de estas son:

·       

  •  La distancia del sol a la Tierra: Esto hace que la Tierra tenga una temperatura ideal para que se produzca la vida, puesto que no es un planeta muy frío como los planetas que le proceden, pero tampoco es un planeta con una temperatura muy alta, como los más cercanos al sol. Las ondas infrarrojas que provienen del sol, penetran en la atmósfera y esta demora su salida, de tal forma que se calienta (efecto invernadero).

·        

  •  La forma en la que inciden los rayos solares también influye. Esto, unido con los movimientos de la Tierra (rotación y traslación) forman los climas (temperatura, humedad, presión, viento y precipitaciones) y las estaciones de la tierra. Esto da a cada lugar un clima con unas características específicas. Las plantas utilizan una cantidad pequeña de calor para el proceso fotosintético y se adaptan a sobrevivir entre límites de temperatura mínimos y máximos.

·        

  •  La luz solar es también un factor muy importante para la sustentación de cualquier ecosistema. Es así porque la vegetación obtiene energía por este medio, indispensable para la supervivencia de las otras especies del ecosistema. Los animales necesitan la luz solar ya que distinguen así la noche y el día, es decir, la luz regula los ritmos biológicos de la mayor parte de las especies.


En los océanos la luz solar no lo abarca entero, sino que en los fondos oceánicos la luz no llega. Sirve para la orientación y socialización de muchas especies. Las bacterias también necesitan luz solar por lo que se encontraran en las partes del océano donde haya luz solar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada